Publicado: 11 de Mayo de 2018

Un sensor avisa de que en la vivienda hay un escape de gas y corta la válvula. Pero si, además, la propia casa sube las persianas para ventilar, corta la corriente eléctrica y avisa al propietario al móvil, deja de ser un mero automatismo para convertirse en algo más. Es una vivienda domótica o inteligente. El problema es que la domótica sigue siendo una desconocida en España y es mucha la gente que continua sin saber qué es y qué puede aportarle. Sirva como adelanto que no se trata de enceder la luz desde el móvil.

Un ejemplo. El propietario llega a su casa y, tras presionar el botón del telemando, la cerradura se abre, la alarma se desconecta, se abre la llave de paso del agua, se conectan los enchufes y el ambientador empieza a pulverizar la mezcla, se pone la calefacción a la temperatura de confort, las videocámaras se sitúan de cara a la pared para garantizar la intimidad y, según sea de día o de noche, se levantan las persianas o se encienden determinadas luces. +info